¿Que es la Hipnosis?

¿Que es la Hipnosis?

“La Hipnosis, como procedimiento terapéutico, puede ser considerada como una de las técnicas más antiguas que se conocen para provocar cambios en los procesos cognitivos, psicofisiológicos, preceptúales y conductuales. (Edmonson, 1986)”.

 

¿Que es la Hipnosis?

Hoy por hoy no existe una definición unívoca de la Hipnosis que proporcione una explicación de su funcionamiento, sino que dependiendo de la orientación teórico práctica desde la que se analice el fenómeno hipnótico podemos encontrarnos con  planteamientos antagónicos como bien demuestra la amplia bibliografía recomendada. En un gran esfuerzo de síntesis y a modo de breve introducción, actualmente hay dos grandes modelos o corrientes teóricas en relación a la hipnosis: los  que creen que es un estado alterado de conciencia  y los que  no creen que exista este estado alterado de conciencia, dos visiones encontradas vinculadas a la práctica clínica y a la experimentación. Ofrecemos dos definiciones sobre la hipnosis pertenecientes a las dos corrientes teóricas:


  • Teoría de  J. Barber (1996):  la hipnosis es una condición o estado alterado de la conciencia que se caracteriza por el notable aumento de la receptividad a la sugestión, la capacidad de modificar la percepción y la memoria, y el potencial para el control sistemático de una serie de funciones fisiológicas normalmente involuntarias (tales como la actividad glandular, la actividad vasomotora, etc.). Además, la experiencia de la hipnosis crea una relación insólita entre la persona que ofrece la sugestión y la que la recibe.

 

  • Definición de la Asociación Americana de Psicología (A.P.A.) (1993): la A.P.A. define la hipnosis como un procedimiento en el que un especialista sugiere a una persona que experimente cambios en sus sensaciones, percepciones, pensamientos o conducta. El contexto hipnótico suele establecerse usando un método o procedimiento de inducción que puede adoptar formas muy diferentes.

 

 

¿Cuáles son las falsas ideas que se tienen sobre la Hipnosis Clínica?

Muchos de los profesionales que utilizamos métodos hipnóticos en nuestra práctica profesional lamentamos que, todavía hoy, sea necesario comenzar cualquier exposición, explicitando lo que “no” es la Hipnosis, antes de abordar en mayor profundidad las prácticas y contenidos pertinentes. Sin embargo, venimos comprobando que la estrategia de descartar los falsos conceptos y las creencias erróneas que tanto el espectáculo como el propio desconocimientos de los avances en el campo de la investigación clínica y experimental  han vertido sobre el campo de la hipnosis, resulta beneficiosa para centrar al lector, bien sea lego o bien profesional de la medicina y psicología, en un marco de realidad y concreción adecuado.

Pese a las  diferencias en cuanto a la práctica clínica y los marcos teóricos de referencia de los profesionales que trabajan con la hipnosis, existe un consenso  creciente  respecto a las siguientes ideas: (Hilgard, 1965; Nash, 1987; Kirsch, Silva, Carone, Johnston & Simon, 1989; Edmonson, 1986; Yapko, 1994; Capafons, 2001; González Ordi,2001)

 

    1. La hipnosis no implica una pérdida de la conciencia: las personas hipnotizadas permanecen totalmente conscientes de los estímulos externos que les rodean, conservan el total control sobre sus conductas y son observadores de sus propios procesos mentales durante la hipnosis.

 

    1. La Hipnosis no es una forma de sueño. Esta idea deviene de los primeros intentos de explicación del funcionamiento de la hipnosis en los que creía que la persona hipnotizada entraba en una especie de sueño. Hoy en día y mediante la investigación experimental poseemos evidencias de la activación cerebral durante la hipnosis no tienen relación con  los patrones del sueño.

 

    1. La hipnosis es voluntaria. La hipnosis  no implica una rendición de la voluntad  del hipnotizado ni por consiguiente el sujeto se halla bajo el control del hipnotizador. La hipnosis no puede experimentarse si la persona no lo desea, es voluntaria y por ello decimos que: toda hipnosis es autohipnosis.

 

    1. En Hipnosis  las personas mantienen  el total control de la experiencia No puede emplearse para que otros hagan o digan cosas en contra de su voluntad. Toda hipnosis es autohipnosis y la persona es plenamente consciente y activa durante todo el proceso hipnótico. En Hipnosis no sucede nada que no pueda darse en la vida normal sin una inducción hipnótica. Además existen una serie de barreras antisugestivas (Lozanov, 1971) que imposibilitan que en hipnosis alguien pueda hacer algo en contra de su integridad física, moral o ética.

 

    1. La hipnosis no es peligrosa. La hipnosis en sí misma no es peligrosa. En todo caso el mal uso de esta herramienta, como de cualquier otra, por un profesional no cualificado, sí que  puede tener consecuencias negativas para el cliente.

 

    1. La hipnosis pertenece al campo clínico y experimental. Desde los inicios de la investigación en psicología y medicina se viene manejando la hipnosis como una potente herramienta de trabajo que  en ocasiones es utilizada bajo denominaciones distintas, por evitar la carga peyorativa que acarrea, y que en otras ocasiones constituye la base de la investigación de modelos teóricos eficaces en la intervención de distintos trastornos. Autores que emplearon la hipnosis fueron: W. James, Pavlov, Cajal, Wundt, Hull, Eysenck, Jacobson, Goldstein, Ellis, etc...

 

    1. La facilidad para ser hipnotizado o susceptibilidad hipnótica depende principalmente de variables internas del sujeto. A diferencia de las creencias más extendidas, las variables y características del hipnotizador son poco relevantes a la hora de determinar la susceptibilidad hipnótica del sujeto hipnotizado. Las variables más importantes son sus actitudes, expectativas, motivación, capacidad de imaginación e implicación emocional.

 

    1. La persona hipnotizada recuerda lo que ocurrió durante las sesiones de hipnosis.  Los casos de amnesias espontáneas posthipnóticas respecto a los contenidos, reacciones y respuestas conductuales de las sesiones de hipnosis son infrecuentes.

 

    1. En hipnosis se pueden inducir o facilitar la creación de falsos recuerdos. Por lo que al trabajar con técnicas regresivas el operador ha poner especial cuidado en no inducir con sus preguntas o indicaciones falsos recuerdos y explicar a las personas que los aspectos recordados no siempre has de ser ciertos aunque esa sea la experiencia subjetiva que experimenten al finalizar la sesión de hipnosis.

 

    1. La Hipnosis no es una terapia, es una herramienta o un proceso, dependiendo de las interpretaciones y orientaciones teóricas, que incrementa la eficacia y eficiencia de cualquier tratamiento aplicado en la consecución de un objetivo terapéutico. “Diferentes estudios de meta análisis han demostrado que adjuntar la hipnosis a los tratamientos cognitivo – comportamentales y psicodinámicos mejora, sustancialmente su eficacia” (Smith, Glass & Millar, 1980; Kirsch, Montgomery & Sapirstein, 1995)

 

  1. La Hipnosis no puede dejar a la persona “enganchada” en un trance. Numerosos investigadores defienden la idea de que el trance no existe y que no existe ningún correlato neurofisiológico que indique que exista un estado alterado de conciencia. En todo caso, si durante el trance o situación hipnótica se hubiera de interrumpir la experiencia, el sujeto se reincorporaría a su actividad habitual sin ningún esfuerzo. En ocasiones sujetos con una gran facilidad para desconectar de los estímulos externos han pasado directamente a un sueño fisiológico despertando, más tarde, totalmente descansados.

  2. La Hipnosis no explicita psicopatologías “latentes” ni agrava sintomatología de trastornos psicológicos manifiestos. A lo largo de doscientos años de la historia documentada de la hipnosis no se ha podido demostrar que las personas sanas puedan desarrollar patologías por la hipnosis. Actualmente, se está utilizando como coadyuvante a los tratamientos de determinadas patologías (trastornos de identidad múltiple) donde antes se creía que podía ser perjudicial.

 

 

Iniciar sesión



   

Facebook Adara